El invernaje

Una piscina no termina cuando hace frío o termina la temporada, para tenerla en perfecto estado y para la siguiente temporada es necesario.

• Nunca debe vaciarse totalmente la piscina durante el período de invernaje, especialmente en las zonas con un invierno riguroso. El agua de la piscina actúa como estabilizador de las presiones que actúan sobre las paredes y el fondo del vaso. Además, el agua ejerce la función de aislante térmico, evitando contracciones del terreno en épocas de heladas.

• Limpiar bien la piscina, frotando paredes y utilizando el equipo limpiafondos.

• Realizar una cloración de choque utilizando, por ejemplo, dicloro granulado en una relación de 15g. por m3 de agua. A continuación ajustar el pH entre 7,2 y 7,6, y dejar el filtro en funcionamiento.

• Al día siguiente añadir unos 5lts por m3 de agua de producto invernador y dejar el filtro en marcha unas 8 horas para conseguir una buena distribución del producto en el agua. Es importante repetir la adición de producto invernador a mitad de la temporada invernal.

• Vaciar y proteger las bocas de los skimmers para protegerlas de las presiones del hielo en caso de heladas y evitar la entrada de hojas, suciedad, pequeños animales y lluvia.

• Comprobar el estado de los accesorios empotrados, verificando las juntas de estanqueidad en caso que sea necesario.

• Colocar los llamados flotadores de invernaje para preservar las paredes laterales de la piscina de los posibles deterioros producidos por las heladas. No utilizar maderas o elementos que al degradarse puedan ensuciar la piscina. Un salvavidas colocado en el centro de la piscina puede ser suficiente.

• En los filtros de arena se recomienda realizar un contralavado para evitar el apelmazamiento de la arena. En los filtros de diatomeas, hay que realizar na lavado a contracorriente, eliminar las diatomeas sucias, abrir el filtro, limpiar los elementos filtrantes internos con detergente, sustituir las partes rotas y dejar el filtro abierto.

• Para los filtros de cartucho hay que sacar los cartuchos y lavarlos con agua a presión,
comprobando su estado.

• Desconectar la toma de corriente de la bomba de recirculación y sacar el cesto del prefiltro. Vaciarlo y lavarlo con agua. A continuación vaciar la bomba del agua que haya en su interior, por medio de la purga de agua y de las conexiones hidráulicas. Comprobar la mecánica de la bomba, engrasarla y guardarla en lugar seco.

• Si la instalación dispone de bombas dosificadoras, éstas deberán vaciarse y limpiarse con agua hasta que todo el circuito esté limpio.

• Guardar los productos químicos en un lugar seguro y seco, cerrando correctamente los envases y evitando que entren en contacto entre ellos.

• En el caso de utilizar equipos de regulación y control, se recomienda sacar los electrodos y guardarlos con los extremos de los sensores sumergidos en una solución electrolítica de cloruro de potasio 3 molar. Desconectar la central de control y vaciar el agua del circuito. Tapar los orificios de la cámara de análisis para evitar que entre suciedad.
• Si se dispone de un equipo de electrolisis de sal, desmontar la célula y limpiar el electrodo en una solución ácida, tal y como indica el fabricante. Guardar la célula en un lugar seguro y seco.

• Si es posible, desmontar y limpiar los accesorios (escaleras, palancas, etc) y guardarlos en lugar seco. En caso contrario limpiarlos a fondo con productos adecuados.

• Tapar la piscina con un cobertor manual o automático para evitar que caigan impurezas, hojas, etc. Estos cobertores también actúan como elementos de seguridad ante la posible caída a la piscina de niños o animales.

En aquellos casos donde puede ponerse en marcha el equipo depurador de forma más o menos periódica (semanal, quincenal o mensualmente), podemos considerar las siguientes recomendaciones.

• Colocar algún flotador para evitar las presiones sobre la pared en caso de helada. Puede utilizarse un dosificador flotante, como el modelo Inverlong de AstralPool que contiene los productos químicos necesarios para mantener el agua de la piscina en buenas condiciones durante el período de invernaje.

• Mantener el sistema depurador (prefiltro, filtro y skimmers) en perfecto estado de funcionamiento.

• Mantener los productos químicos en un lugar seco y seguro.

• Programar el reloj de la depuradora para que funcione unas pocas horas al día (2 horas). No realizar este punto en caso de que llegase a helarse el agua de la piscina.

• Revisar y reponer las tabletas de producto químico una vez al mes.

Las piscinas elevadas. En el caso de las piscinas elevadas o de tipo estacional, se recomienda desmontar la estructura y secar correctamente las diferentes partes antes de proceder a su almacenaje en un lugar protegido y seco. Desmontar el equipo depurador, vaciar la bomba, comprobar su estado y almacenarla en lugar seco. Realizar un lavado a contracorriente del filtro y guardarlo también en lugar protegido y seco. El correcto almacenado de los equipos en un lugar protegido de la intemperie y del sol es fundamental para garantizar una larga vida de los mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s